Procedimiento de reorganización para empresas deudoras

Perdonazo deudores cae
Mayo 13, 2021
Deuda dicom
Mayo 13, 2021

Procedimiento de reorganización para empresas deudoras

El ordenamiento jurídico contempla numerosas herramientas que pueden ser usadas por los deudores para defenderse ante posibles demandas o para renegociar sus obligaciones. Es relevante que los deudores se hagan asesorar por profesionales especializados en la búsqueda de soluciones a su situación financiera para lograr sus objetivos.

Una forma eficaz para resolver su calidad de deudor es acogerse a los procedimientos establecidos en la nueva ley de quiebras, Nº 20.720, sobre reorganización y liquidación de empresas y personas, que vino a reemplazar el antiguo régimen de quiebras que se aplicaba en nuestro país. Eso sí, los deudores podrán acogerse voluntariamente al procedimiento de reorganización establece la ley Nº 20.720, siempre y cuando, no hayan sido demandados anteriormente por alguno de sus acreedores en un procedimiento ejecutivo o en un procedimiento forzoso de liquidación, tal como lo menciona el artículo 260 de la ley de quiebras.

Para que los deudores puedan optar por este procedimiento, en primer lugar, deben encontrarse en una situación de insolvencia y, además, ser viable su continuidad, puesto que, en caso contrario, estos deberían optar por la liquidación de bienes. Cuando se dice que la empresa es insolvente, no obstante, ser viable, se habla de un requisito o presupuesto para la reorganización de la empresa deudora. La empresa es reorganizable si, aun cuando sea insolvente, es viable. Las reorganizaciones son una convocatoria a los propios deudores para ajustar la situación con los acreedores y salvar la empresa. Son varios elementos los que determinan que un deudor esté en insolvencia el análisis de esta situación no algo de fácil determinación, sin embargo, quien está en mejor condición para conocer su estado patrimonial es el propio deudor, por lo anterior, puede solicitar el inicio de un procedimiento de reorganización a sus acreedores, dada situación patrimonial crítica por la cual atraviesa su empresa.

En la reorganización, la empresa que propone el acuerdo de reorganización sigue administrando, no le nombran un liquidador, solo existe un veedor que está supervigilando y puede intervenir si es necesario, o en caso de que el dueño lo esté haciendo mal, pero no está administrando. Lo que sí se le prohíbe durante los 30 primeros días al dueño, es la venta de sus bienes.

El inicio del procedimiento de reorganización debe realizarse mediante la solicitud del deudor a la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (SUPERIR), como lo establece el artículo 261 de la misma ley, acompañando los antecedentes necesarios. Dentro de quinto día, la SUPERIR debe realizar un examen de admisibilidad, tras lo cual, podrá adoptar alguna de las decisiones contenidas en el artículo 262 de la ley Nº 20.720.

Un procedimiento de reorganización puede pasar a una liquidación si no se logra el acuerdo de todos los acreedores, el juez se encuentra en la obligación de declarar la liquidación. No es que quede ahí, simplemente, porque se está declarando insolvente una vez que presentó el acuerdo de reorganización.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

three × 4 =