Ley de Insolvencia y Reemprendimiento

Artículo 16 de la ley Nº 18.010
Septiembre 22, 2021
Deudas en dicom
Septiembre 22, 2021

Ley de Insolvencia y Reemprendimiento

La nueva ley de Reorganización y Liquidación de Empresas y Personas, Nº 20.720, entró a regir en el año 2014 con una serie de novedades y modificaciones a la antigua ley de quiebras, ¿quieres conocerlas? Acá te contamos de las más importantes.

Una contribución para terminar con el estigma de la quiebra

Un total de 3.840 empresas solicitaron la quiebra durante la pandemia y el estallido social, de acuerdo a la información elaborada por la  Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento y contenida en los boletines de diciembre de 2019 y 2020.

Esta nueva ley de Reorganización y Liquidación de Empresas y Personas, Nº 20.720, vigente desde  2014, y a la cual se acogieron esas miles de organizaciones en problemas financieros, surge de la necesidad de quitar el estigma que conlleva la quiebra y, en la medida de lo posible, otorgar la posibilidad de reemprender y comenzar nuevos negocios, quedando saldadas sus deudas anteriores que llevaron a la bancarrota.

La norma aludida integra procedimientos diferenciados, dependiendo si se trata de una empresa deudora o una persona deudora. Para las empresas figuran los procedimientos de reorganización o liquidación mientras que, para las personas deudoras están los procedimientos de renegociación y de liquidación.

La nueva ley de Reorganización y Liquidación de Empresas y Personas, contempla el denominado Boletín Concursal, plataforma electrónica a cargo de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (SUPERIR), en que se publican todas las resoluciones y actuaciones que se dictan en los procedimientos concursales o de liquidación.

Extinción de las deudas

Una de las grandes ventajas que tiene para los deudores es que permite que ellos mismos soliciten la liquidación voluntaria de sus bienes, extinguiendo todas las deudas, incluso, aquellas que no alcanzan a ser cubiertas con los montos de esa liquidación y así, tener posibilidades de un nuevo  comienzo. Antiguamente, los deudores eran forzados a entrar en el procedimiento de liquidación por sus acreedores.

Otros dos  aspectos relevante son las creaciones de un sistema de insolvencia transfronteriza que permite la actuación conjunta y coordinada entre nuestros tribunales y los de países extranjeros y de una nueva Superintendencia, llamada Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (SUPERIR) que tiene como misión la supervigilancia de los procedimientos concursales. En el caso de la renegociación de la persona deudora, este proceso que tiene la calidad de administrativo, se efectúa ante la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, y en los casos de empresas deudoras, la reorganización judicial es ante el Tribunal del domicilio de la misma.

Comments are closed.